Enter your keyword

News

De pronto, ¡flash!… te decimos cómo combatir el deslumbramiento del sol

De pronto, ¡flash!… te decimos cómo combatir el deslumbramiento del sol

Seguramente te ha pasado que mientras conduces tu automóvil al amanecer o cuando va muriendo el día, ya sea en ciudad o carretera, de repente te topas con el sol de frente, dejándote ciego por un instante. Esto sucede porque la luz que incide sobre los ojos es tan fuerte que las pupilas se cierran de inmediato, como una medida de protección, para evitar que el exceso de luminosidad lastime el interior del globo ocular, sin embargo, estos segundos de oscuridad pueden ser riesgosos al volante porque se pierde visibilidad.

QUÉ HACER

Anticipa. Si mientras manejas detectas el riesgo de deslumbramiento por el sol, debes estar preparado con el parasol plegable que se encuentra en la parte superior.

Pero no te acostumbres mucho a él y recógelo lo antes posible, pues resta una parte importante del campo de visión a través del parabrisas y su uso debe estar limitado sólo a los momentos más críticos de deslumbramiento.

Ten siempre a la mano unas gafas polarizadas y con lentes de tonalidad gris, azulada o marrón, pues son los cristales con los que mejor se perciben los verdaderos colores de las señales.

En caso de deslumbramiento, es fundamental que como conductores evitemos frenar bruscamente. Lo recomendable es disminuir la marcha, mantener la trayectoria del vehículo y activar las luces intermitentes.

En el caso de que circules en sentido contrario al sol, enciende las luces bajas para que sirvan de referencia visual a los conductores que llevan el sol de frente.

Si tienes el sol completamente de frente y no puedes evitar el constante deslumbramiento, lo mejor es realizar una parada y esperar algunos minutos a que el sol cambie de dirección; pero si no hay más remedio que enfrentarte a las horas con alta luminosidad o con el sol de frente, entonces reduce la velocidad y realiza paradas frecuentes para dejar que la vista descanse.

Mantén limpios tanto el parabrisas como el vidrio trasero o luna del coche pues la suciedad acumulada produce un efecto difusor que no sólo incrementa el efecto del deslumbramiento sino que, además, se convierte en una cortina que no permite una correcta visibilidad.

Finalmente, también se debe considerar el deslumbramiento cuando el sol pega de espaldas, pues también podemos padecer el mismo fenómeno a través de los espejos retrovisores que reflejan directamente la luz al rostro; es recomendable llevar las luces bajas encendidas para que los conductores que sí tienen el sol de frente te ubiquen mejor.

RECUERDA

 Ten mucha precaución a la salida de los túneles, pues la velocidad en estas vías suele estar limitada no sólo por la menor visibilidad que hay dentro de ellos, sino por los problemas de visión por el cambio brusco de luminosidad.

 Incluso si no te encuentras con el sol de cara, puedes deslumbrate con el cambio de luz entre el interior y el exterior del túnel.Procura mantener la velocidad limitada hasta que tus ojos se adapten a las nuevas condiciones de iluminación del ambiente.

POST YOUR COMMENT

Your email address will not be published.